Son decoraciones que están en los techos, tuvimos la suerte de encontrarnos en unos de nuestros primeros trabajos de restauración, en el hotel de la Casa Mudéjar, con cientos de metros de techos policromados tapados que pudimos sacarlos a la luz, en estos años hemos tenido la oportunidad de encontrarnos con muchos trabajos de artesonado como en el Palacio de Enrique IV, también en Fuentepelayo tratando la parte de la policromía y de la carpintería a mismo tiempo de poder volver a hacer artesonado nuevo ya que este al igual que el esgrafiado se van haciendo bajo una plantilla.