La pintura mural es una parte muy bonita de la restauración, en Italia tienen mucho de esto, aquí en España hay bastante menos, hay poca pintura al fresco, la mayoría son temple, nosotros hemos restaurado desde pinturas romanas, hasta románicas, góticas y renacentistas. Como por ejemplo en la iglesia de San Millán o la iglesia de Fonpedraza; hace poco una capilla de la catedral, hace no mucho todas las pintura de San Millán. La pintura mural en muchos casos es como el esgrafiado, es como una piel que va protegiendo y decorando los muros o paredes de las casas tanto interiores o exteriores. Los trabajos en el exterior son trabajos que nos gustan en particular, porque pueden ser apreciados por todos después de haberlas restaurado. Una fachada de pintura exterior en Toledo (por poner un ejemplo) puede ser apreciada por mucha mas gente al pasar por la calle, que los interesados en ver el interior de una capilla.